El TAC utiliza un fino haz de RX que barre en rodajas o en hélice la zona del paciente a explorar. El haz que logra atravesar el paciente es detectado por unos sensores que captan la señal, una vez digitalizada y convertida en un número en un ordenador. Estos datos y diversos algoritmos matemáticos permiten obtener las imágenes digitales de cortes de la zona explorada.

La visualización avanzada mejora la confianza en el diagnóstico al proporcionar al equipo de atención la capacidad de ver más información y medir con mayor eficacia.

Pide tu Hora en Línea

Convenios

Redes Sociales

Formas de Pago